Página dedicada a Fisioterapeutas y Estudiantes del Área.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 25 de diciembre de 2011

Modelos del Movimiento en FIsioterapia y "Afines"


Por alguna razón en nuestra práctica se deja un poco de lado el Principio de La Navaja de Ockham que contempla que: "cuando dos teorías en igualdad de condiciones tienen las mismas consecuencias, la teoría más simple tiene más probabilidades de ser correcta que la compleja", es decir, con mucha frecuencia, pasamos por alto la respuesta obvia a un problema, y, en cambio, desarrollamos respuestas o explicaciones complejas, eso sin contar que por ejemplo un fisioterapeuta, un terapeuta manual, un biomecánico, un "budú" pueden estar viendo lo mismo pero explicar las circunstancias de ¨diferentes maneras" y cada una más enredada que la otra y no por ello más o menos cierta, sino por el contrario cada vez alejadas de la "respuesta más simple y correcta", ojo: el orden de los factores no altera el producto, así que da igual a quien pongamos en la lista de primero, siempre será lo mismo; cada quien con sus enfoques, modelos, teorías, hipótesis, ideas, pensamientos o lo que sea que sustente sus prácticas clínicas: "No vemos jamás las cosas tal cual son, las vemos tal cual somos." Anais Nin








De tal manera que en esta entrada comentaré un poco los modelos que en Fisioterapia y Terapia Manual se consideran durante la práctica clínica, eso como antesala al gran revuelo mundial que se ha formado con la CAÍDA DEL MODELO ESTRUCTURAL BIOMECÁNICO, que ha dejado inestable algunos fundamentos teóricos de la práctica clínica de algunas "¿ciencias?", introduciendo profundos desafíos en algunas de ellas, como la Terapia Manual (dicho por las propias personalidades del área como: Lederman, Chaitow, entre otros), pero no entraré en detalles de eso en este momento, sino compartir los diferente enfoques que hay para explicar "un algo" desde diferentes perspectivas, pues para entender el presente hay que conocer el pasado, para entender que avances hay hoy en los modelos hay que saber el camino transitado. 

De esta manera, comencemos entonces un poco a desarrollar lo principal de cada modelo, y lo hago en función de que sé que muchos de mis colegas NO LAS CONOCEN y fundamentan su práctica clínica en cualquier cosa menos en los FUNDAMENTOS TEÓRICOS existentes, más allá de las creencias y experiencias. 


Modelo Cinesiológico:

Analiza los síndromes de dolor músculo-esquelético procedentes de alteraciones tisulares provocadas por el movimiento. 


Los elementos del modelo son: (1) elementos de base del movimiento: sistema muscular y esquelético, (2) elemento modulador del movimiento: sistema nervioso, (3) elementos biomecánicos : estático y dinámico y (4) elementos de sostén: cardíaco, pulmonar y metabólico. Cada uno de ellos tiene un papel crítico en la producción del movimiento y, a su vez, se encuentra afectado por el movimiento, en su conjunto conllevan a una "buena salud musculoesquelética".


Según explican algunos autores, la importancia Clínica de este modelo radica en que: "Cuando existe una diversidad en las fuerzas y en la dirección del movimiento de una articulación en concreto, los tejidos de sostén son más propensos a conservar un comportamiento cinesiológico óptimo (definido como precisión del movimiento) que cuando existe una repetición constante de un mismo movimiento o el mantenimiento de una misma postura."

Por ejemplo, no debe mantenerse la misma postura durante más de una hora, por los efectos ya conocidos a nivel tisular.



Modelo Patocinesiológico:

Basada en parte en una construcción semántica y en parte en una clarificación de factores causales, la patocinesiología enfatiza las anomalías del movimiento como resultado de un estado patológico.


Este modelo describe el papel de la enfermedad o la patología como productores de cambios en los integrantes del movimiento, lo que da como resultado alteraciones del movimiento, que conllevan a una limitación funcional y hasta la discapacidad. Los elementos del modelo son los mismo que el anterior.


Desde el punto de vista clínico, según este modelo patocinesiológico, las anomalías patológicas son el origen de las alteraciones de los integrantes, lo que provoca, posteriormente, alteraciones del movimiento, limitación funcional y, con frecuencia, discapacidad, como se mencionó en el párrafo anterior.


Por ejemplo, en el caso de hemiparesia, la alteración del movimiento es el resultado de una anomalía que afecta al sistema nervioso.


Modelo Cinesiopatológico:



Los movimientos que se realizan durante las actividades diarias, laborales y deportivas, pueden causar igualmente alteraciones que finalmente conduzcan a anomalías patológicas. Así pues, se propone un modelo diferente para caracterizar el papel del movimiento como productor de alteraciones y limitaciones.


Dicho de otra manera: El efecto acumulativo de los movimientos repetitivos es el daño tisular, especialmente
cuando el movimiento se desvía del óptimo estándar cinesiológico de movimiento.


De esta manera se ha hecho una breve mención de los modelos y sus diferencias así como su importancia clínica. Ya más adelante entonces, comentaré sobre la CAÍDA de uno de los modelos más usados sobre todo en la Terapia Manual y compartiré unos artículos para que cada quien sea crítico de su contenido más allá de lo que yo pueda a portar, además de compartir las diferentes posturas de las grandes personalidades respecto de este tema; espero poder hacerlo antes de fin de año, para ver si con el cambio de fecha, cambiamos también viejos paradigmas.




 Por ahora me despido y nuevamente les deseo ¡FELIZ NAVIDAD!





2 comentarios:

  1. Podrías decirme que bibliografías hablan más del sistema de movimiento

    ResponderEliminar
  2. Podrías decirme que bibliografías hablan más del sistema de movimiento

    ResponderEliminar