Página dedicada a Fisioterapeutas y Estudiantes del Área.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 12 de agosto de 2014

Reflexión: Humildad Vs Arrogancia.

"La fisioterapia no trata con pacientes. Trata con PERSONAS. Trata con personas que a veces son pacientes, y otras muchas no. Trata con personas que tienen dolor, que están cansados, que están enfadados, que han perdido la energía y a veces hasta la ilusión. Trata con personas que quizás no están en el mejor momento de su día, ni de su mes. Personas que requieren que la paciencia la tengamos nosotros. Un día. Otro día. Un mes. Muchos meses. Parafraseando a Bertolt Bretch no se trata de ser imprescindibles, basta con ser buenos. Si no entiendes profundamente al ser humano que tienes delante, difícil será que le ayudes a curarse." L.Torija

CARLOS DORADO | EL UNIVERSAL
domingo 10 de agosto de 2014

Hijo, no sé si en alguna de las cartas anteriores te hablé de una de las virtudes más importantes que considero que pueda tener un ser humano: la humildad. Mi madre me solía decir: "Carlos, a veces tienes que llegar a lo más alto para entender lo pequeño que eres, y si algún día quieres ser grande, comienza por ser pequeño. Vive con humildad, y aprende de todos y de todo, pues siempre habrá una mejor forma de hacer las cosas".

El noble y el inteligente no dan crédito a las palabras por la sola autoridad de quien las pronuncia; y tampoco rechaza la verdad aunque provenga de una persona ignorante. Ser humilde en pensamiento es tener la capacidad para darle importancia a las cosas que son importantes, sin darle mucha importancia, por no decir ninguna a las otras. Pero para llegar a estos niveles, hay que pasar por muchas experiencias y situaciones, ya que el camino a la sencillez está lleno de complicaciones y de esfuerzo. Es como cuando vas de pesca y después que recoges las redes, te encuentras de todo. Te pones a escoger, y tomas aquello que realmente te sirve, y que justifique el motivo por el cual saliste a pescar.

"Menos es más", y la sencillez es quizás la variable más compleja dentro de la fórmula de la perfección. Jesús lo dijo: "Bienaventurados los humildes de espíritu, porque de ellos será el Reino de los Cielos". Por lo tanto, nunca te sientas superior a nadie, siéntete solo superior a ti mismo. Nunca te creas necesario, el día que tú faltes el Sol seguirá saliendo. No dramatices, simplifica siempre. En el caos busca la simplicidad, y en la discordia; la armonía, recordando siempre que la tendencia a los excesos disminuye la felicidad. ¡El exceso nubla los valores básicos!

Las personas más grandes son las que menos parecen serlo; y cuando alguien te ensalce, piensa siempre en dos cosas: lo que has hecho, y lo que te falta por hacer. Lo primero para no dejar de ser agradecido, y lo segundo para no dejar de ser humilde; ya que si la subida te hace olvidar la humildad, ya se encargará la caída de recordártela.

Por todo esto, yo estoy convencido de que la primera prueba de un gran hombre consiste en la humildad, ya que ésta es el verdadero contacto con la realidad. ¡Cuando somos grandes en humildad, es que estamos más cerca de lo grande!

Es triste cuando una persona se da cuenta de lo que tenía únicamente cuando lo pierde; y es precisamente cuando lo ha perdido, que comienza desesperadamente a buscarlo. En esos momentos, no tuvo la humildad suficiente de apreciarlo y cuidarlo. El ejemplo más clásico es la salud. Nunca apreciamos lo bien que estamos, hasta que estamos mal. ¡Lo damos por un hecho!, y si el día de mañana estás muy ocupado con las cosas supuestamente grandes, nunca te olvides de las pequeñas, de sus detalles y sus valores, porque es ahí donde está la verdadera felicidad de una persona.

Por consiguiente, aléjate siempre de la arrogancia, de los arrogantes y prepotentes, ya que su ego generalmente lo tienen alimentado por la ignorancia y la falta de inteligencia. Una persona arrogante busca brillar; pero una persona humilde busca crecer. Mi madre solía decirme: "Carlos, siempre que conozcas a un presumido conocerás a un tonto, y siempre que conozcas a un tonto, conocerás a un presumido".

La felicidad hijo arraiga en la sencillez; y el secreto de la sabiduría, el poder y el conocimiento es precisamente la humildad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada